NUESTRO HOMENAJE PARA ROSITA MAMANI

NUESTRO HOMENAJE PARA ROSITA MAMANI

 

 

Buenas tardes estimados lectores. A pesar de trabajar hace años en un medio digital, no deja de sorprenderme la velocidad de la comunicación. A pocas horas de publicar nuestra nota en la edición matutina, Empanadas Argentinas, una forma de vivir, recibimos un correo de lectores.

 

 

En él, nos contaban una historia, la de una cocinera salteña, que a juicio del autor del e-mail, hacía las mejores empanadas de Salta. Y su historia, nos llegó al corazón. Nos hizo olvidarnos de que los domingos, no hacemos edición vespertina, y despertó también, nuestra curiosidad, por conocer algo más acerca de tan singulares personajes, de la vida de Salta.

 

 

Provincia, que alguna vez nos albergó, en los primeros años de la década de los noventa, por más de un año, trabajando en los Valles Calchaquíes. El lector en cuestión es el Dr. Hugo Gramajo, profesor de la Faculta de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas e investigador del CONICET.  Actualmente reside en Rosario, pero es salteño de nacimiento, crianza y sentimientos, por lo que trasunta su correo.

Nos contó que a Doña Rosita, se la llevó el COVID, a los 87 años, y algunos detalles más, que son los que compartiremos con ustedes, amables lectores.

 

DOÑA ROSITA MAMANI

 

LAS EMPANADAS DE ROSITA EN EL HORNO

 

Rosita, trabajó durante 33 años en su casa natal, cocinando para la familia. Se jubiló allí, y luego de jubilarse, igual seguía yendo todos los días, ya que se había convertido en parte de la familia.

Sus empanadas estuvieron siempre presentes en cada celebración de los Gramajo-Villagrán y el vacío que les dejó, se hace carne en cada empanada.

 

LAS EMPANADAS DE ROSITA EN LA MESA

 

Como si el hecho de compartir el vino y la empanada fuera una ceremonia laica, en la que es imposible no ver la coincidencia con la misa criolla.

 

MARÍA DEL CARMEN VILLAGRÁN DE GRAMAJO

 

 

La madre del Dr. Gramajo, tiene 98 años y todavía disfruta del vermut y del espumoso, aunque no tiene el vigor de antaño.

 

 

Alguna vez fue docente, y luego trabajó hasta jubilarse en la Caja Previsional de la Provincia de Salta. Fueron amigas durante todos los años que estuvieron juntas.

Así que cuando partió Rosita, también se fue una parte de ella, y su salud se resintió. Fue un impacto para todos.

RAMONA VILLAGRA DE VILLAGRÁN

 

 

Si no fuéramos periodistas y no hubiéramos estado en Salta, acá se terminaría la historia. Pero si algo le faltaba a estos recuerdos, es el apellido Villagrán.

Y eso llamó nuestra atención. En Salta supo haber unos famosos cigarrillos recordados por Arturo Dávalos en su parodia de la López Pereyra, cuando dice que esa zamba ”es más salteña que el cigarrillo de Villagrán”.

 

 

¿Qué es lo que hicimos? Buscar en el catálogo de Fábricas Argentinas de Cigarrillos desde 1843 a la fecha. Y encontramos la parte que le falta a la historia.

 

 

La de la abuela del Dr. Gramajo, la mamá de María del Carmen, que ahora sabemos, por un artículo que publicó el Tribuno de Salta el domingo 9 de enero de 2000, que María del Carmen (Tití), cursó sus estudios en el Colegio del Huerto, se casó y tuvo cinco hijos de los cuales cuatro son profesionales.

 

 

Este complejo industrial comenzó a funcionar alrededor de los años 1873-1875, coincidiendo con la llegada de su fundador a Salta, el catamarqueño don Ángel S. Villagrán. La fábrica de cigarrillos Villagrán, la primera planta industrial instalada en la provincia y quizá la primera fábrica de cigarrillos del país que contaba pan sus propias plantaciones de tabaco en la localidad de Chicoana, además de comprar le cosecha a los pequeños productores del Valle de Lerma.

 

 

Al frente de la producción, y luego de fallecer su esposo don Angel, se encontraba doña Ramona Villagrán, la cabeza pensante en todos los movimientos que se realizaban en la fábrica, comunicándose por teléfono con los encargados de la finca en Chicoana, para informarse sobre el estado de los cultivos y cosecha del tabaco.

Los teléfonos eran aquellos enormes cajones de madera colgados en la pared, tenían que darle muchas vueltas a la manivela para que conteste la Central Salta y luego esperar horas enteras y hasta días, porque dependía del estado de las líneas para concretar la comunicación por medio de Central Chicoana.

 

CIGARRILLOS PARA POBRES

 

 

Los sábados a la mañana le entregaba aproximadamente cuarenta cigarrillos sueltos a todo hombre mayor que por su apariencia denotara pobreza.

Doña Ramona ayudó a mucha gente humilde, los que recurrían a ella nunca salían con las manos vacías. Para que el lector deduzca, tenía más de 60 ahijados entre los de Salta y los de Chicoana, según relata la crónica.

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: citadas y enlazadas en la nota

 

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

2 Comentarios
  1. Hermoso,!!! Es una historia Real muy linda, Dr la cual fui una partecita. Gracias por tan hermoso recuerdo, fuerte abrazo gracias.

    1. Óscar muchas gracias por escribirnos y comentarlo. Fuerte Abrazo

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital

@nodonorteok
NODO norte
Tienda Objetos Deco Deli Catas Eventos