HOY LES PONEMOS LA TAPA

HOY LES PONEMOS LA TAPA

 

 

Buenos días estimados lectores. El tercer jueves de cada mes de junio, es un acontecimiento que celebramos con júbilo y alegría, todos aquellos que amamos la gastronomía.

 

 

Porque en España y en todo el mundo se celebra el Día Mundial de la Tapa. Una iniciativa de la Asociación Saborea España, país donde se estima que el 60 % de los establecimientos gastronómicos, ofrece una tapa gratuita como acompañamiento de las bebidas.

 

 

La tapa, un aperitivo que se sirve en los bares para acompañar las bebidas, es una seña de identidad de la gastronomía española que cada año atrae a millones de turistas.

 

 

Referencia de la cocina en miniatura, es objeto de atención por parte de grandes chefs y cocineros de todo el mundo. La tapa es un icono gastronómico que varía mucho dependiendo de cada región, pero tiene elementos en común, como la forma de consumirla, en grupo, como acompañamiento de la cerveza, de los tragos y del vino.

Normalmente se suele consumir de pie, compartiendo con amigos, lo que incentiva los valores positivos de la convivencia y la diversión.

 

 

Tanto es así que el Ministerio de Cultura de España ha iniciado el trámite para que “Las Tapas” sean declaradas Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, un título del que ya disfrutan la Trashumancia, el Carnaval o la Semana Santa.

 

 

Si tuviésemos que elegir una de las tres experiencias que un turista gastronómico no puede dejar de hacer, al menos una vez en su vida, en el podio estaría salir de tapas con amigos por España.

 

 

Y da lo mismo que lo haga en Madrid, en Barcelona, en Sevilla, en Córdoba, en San Sebastián, en Bilbao, en Granada, en Logroño, en La Coruña, en León o en Almería.

 

 

Siempre que esté acompañado, por una buena pandilla de amigos, en la que no falte un conocedor de la zona, para que haga de anfitrión del recorrido.

 

 

¿CUÁNDO SE CELEBRÓ POR PRIMERA VEZ?

 

 

A pesar de ser una tradición milenaria es una de las celebraciones más nuevas en el calendario gastronómico internacional, ya que su primera edición se celebró el 16 de junio de 2016, en España y otras cuarenta ciudades del mundo.

 

En México el éxito fue tan rotundo, que para la segunda edición, la responsable de turismo de la Embajada en aquel país, no solo fue convocada por la prensa de interés general, sino por la prensa especializada en economía.

 

 

¿CUÁNDO Y CÓMO SURGIERON LAS TAPAS?

 

 

LAS LEYENDAS DE REYES Y REINAS

 

 

Sobre el origen histórico de las tapas existe una versión oficial by Wilkipedia, que es la que generalmente, amables lectores van a encontrar en Google, que es la de Alfonso El Sabio, y otras muchas tan incomprobables como la primera.

 

 

Les vamos a contar todas, ya que la crítica histórica aún no se pone de acuerdo acerca de cuál es la verdadera y cuáles son leyendas populares. Aunque finalmente terminaron fundiéndose y mezclándose en una historia en la que se mezclan todas.

 

ALFONSO X EL SABIO SIGLO XIII

 

 

Para recuperarse de una enfermedad su médico le prescribió beber vino. El monarca lo tomaba acompañado de pequeños bocados para evitar los efectos del alcohol. La forma en que la ingesta del vino acompañada de esos bocados, morigeraba los efectos no deseados del alcohol hizo que, tras restablecerse, ordenara que en los mesones de Castilla, se sirviese el vino con un bocado sólido que llevarse al estómago.

 

ISABEL DE CASTILLA Y FERNANDO DE ARAGÓN

 

 

Existen dos versiones que se relaciona a los Reyes Católicos:

LA DE LOS VIAJEROS

 

 

Que refiere a que ante la cantidad de incidentes que se producían en las tabernas de las encrucijadas donde se detenían viajeros y carretas de transporte por efectos del vino, a los propietarios de las tabernas se les impuso una norma. Que establecía que debían servir sus bebidas con un plato con comida colocado sobre la copa o jarra correspondiente.

 

 

Los clientes debían acabar primero con la comida para poder quitar el plato -la tapa- y así beberse el vino o la cerveza.

 

LA DEL VIAJE A CÁDIZ

 

 

Según  esta versión el término tapa surgió en un viaje de los Reyes Católicos a Cádiz. Estos pararon en una taberna de San Fernando que estaba repleta de moscas y el rey pidió al tabernero que cubriera su vaso de vino con algo que tuviese a mano. Éste la cubrió con un pedazo de queso y se la llevó al rey, “aquí tiene su tapa, majestad” habría sido la frase con la que acompañó el gesto.

Ésta última versión es casi idéntica a la de Alfonso XIII, y su parada en el mesón Ventorrilo del Chato, en el que hizo una parada de camino a Cádiz para tomarse un vino de Jerez. Estando sentado en la terraza se levantó viento y al mesonero se le ocurrió cubrir el vaso, con jamón en lugar de queso, para evitar que le entrara arena de la playa.

 

FELIPE II

 

 

En la misma relación de las anteriores, se habla de sus viajes para ver los avances en la construcción del Monasterio del Escorial y de sus paradas en Tabernas del camino, de las moscas, el polvo, el vino y el jamón tapando la copa.

 

LAS TRADICIONES SIEMPRE SON ANÓNIMAS

 

 

Hasta aquí las leyendas de Reyes y Reinas. Que han seducido por siglos como todas las leyendas. Pero existe una explicación que apenas se menciona porque carece del glamour de las leyendas. Y que seguramente, es la verdadera.

 

 

España es un territorio amplio donde conviven pueblos de características muy diversas en sus culturas, su geografía, sus tradiciones y hasta sus idiomas. ¿Qué factor común tenían sus pobladores hacia los siglos XIII o XIV?

 

 

La dureza de las labores rurales. Tanto agrícolas como de trashumancia de ganados. Jornadas que comenzaban al alba y terminaban al anochecer. Durante las cuatro estaciones del año. Con calores agobiantes o fríos extremos.

 

 

Sin espacio para pausas ni para siestas. Y sin lugar para llevar más equipaje que una bota de vino y una bolsa con un pan, un trozo de queso y unas lonchas de jamón, chorizo u algún otro embutido.

 

 

Así creemos que nació esta tradición, compartiendo el trabajo, parado, con rodajas de pan cubiertas de jamón, queso o chorizo, para que el vino quitara la sed o calentara el cuerpo, sin causarles modorra.

 

 

Y con el tiempo esa camaradería se trasladó de la obligación y la penuria, al disfrute y al goce, sin perder la esencia, del compartir y de la trashumancia.

 

 

Por eso de tapas no se va a un bar, se realiza un recorrido por los bares de tapas. Tampoco se va solo, se va con colegas. Y en este te tomas unas tapas de jamón. Y en aquel unas de queso manchego. Y en el de enfrente unas banderillas de anchoas y aceitunas.

 

 

Y después te caminas unas cuadras para el lado del puerto y empiezas con el marisco. Que unas gambitas a la plancha en lo de Manuel. Que unas almejas a la marinera en la Tasca de la Pepa. Que tienes que probar el Ribeiro que te sirven en lo de Jesús.

 

 

Y caña va caña viene –la caña es la medida de cerveza tirada de barril común en los bares de tapas-, bar tras bar, se va celebrando un ritual de amistad y camaradería, muy especial.

Por eso la palabra colega, no es accidental. Es esencial. Como también lo es el decir: esta ronda la pago yo. Son expresiones que se hunden en la historia de las prácticas sociales entre trabajadores de las mismas cofradías.

LA RAZÓN DE LAS IMÁGENES QUE ILUSTRAN LA NOTA

 

 

Por nuestra profesión y nuestras vidas hemos tenido la fortuna de viajar y vivir en España. De tener grandes amigos españoles y de haber ido de tapas con colegas, muchas veces. Y compartido con ellos, las cañas, el vino en copas o en cuncos gallegos, y últimamente, también los cócteles.

 

 

En la sala de espera del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, cada vez que esperamos la partida de un vuelo hacia Madrid o Barcelona, a fuerza de ser sinceros, en lo único que pensamos, es en cuál va ser la primera de las tapas que vamos a comer, cuando lleguemos a destino.

 

 

Con quiénes vamos a compartirla, y quién va a ser nuestro guía para mostrarnos los bares nuevos, que se han abierto durante el tiempo que estuvimos ausentes.

Y nuestros amigos siempre nos cuentan, que cuando están en Barajas, lo primero en lo que piensan, es en el primer asado que van a comer en Argentina, quién lo va a organizar, y en la casa de quién se va a hacer.

 

 

Porque el lenguaje de la amistad, en la gastronomía, se expresa de diversas formas, pero es universal. Como es universal el lenguaje de las imágenes. Por lo que esperamos con ellas, trasmitirles un poco de la emoción, que encierra una simple tapa.

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: citadas y enlazadas en la nota

 

Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital

@nodonorteok
NODO norte
Tienda Objetos Deco Deli Catas Eventos