CHLOE WISE TALENTO EN EBULLICIÓN

CHLOE WISE TALENTO EN EBULLICIÓN

 

 

Buenos días estimados lectores. Tengo que confesarles que pocas veces una artista logra conmoverme en todos los niveles posibles.

En el sensorial, en el emocional, en el conceptual, en el filosófico, en el reflexivo, en el de la ironía y hasta en el de la sonrisa espontánea.

Y también en el humano, a través de los valores y la ética que trasmite en sus opiniones, con una sabiduría impropia de sus jóvenes 32 años.

Por mi formación y mi experiencia de vida, siempre advertí el contacto cercano que existe entre los artistas y los cocineros y cocineras. Pero Chloe Wise fue un paso más allá. Plasmó y esta plasmando esa relación en una producción artística que se desborda. Como una olla cuando está en plena ebullición.

 

 

Tanto cocineros como artistas,  trabajamos con las manos. Ponemos el cuerpo y exponemos los cuerpos. Al calor, al fuego, a sustancias ardientes o corrosivas. Nos cortamos y nos quemamos.

No tenemos horarios. Somos apasionados por nuestro oficio. Dejamos días enteros a las familias por nuestra actividad. Y no solo exponemos los cuerpos. Exponemos las almas.

Cada vez que llevamos un plato a una mesa o una obra a una muestra, exposición o galería, con ella va nuestra alma dispuesta a ser comida, a ser escrutada, a ser observada con una lupa, por un comensal, un espectador o un crítico.

 

 

Y a realizarnos una devolución sincera, real, falsa, interesada o simplemente, ninguna devolución. En el caso nuestro, la mejor devolución es el plato vacío. En el que no ha quedado ningún resto de comida, prolijamente limpio, solo marcado por la huella de la miga de pan.

 

 

En el caso del artista es mucho más complejo. A la hora de las inauguraciones son todos abrazos y besos. Champagne y brindis. Y el clásico: ¡Congratulations! En todas las lenguas existentes.

Pero al otro día, las caretas se caen. Los amigos siguen siendo los amigos. Los espectadores objetivos estarán deslumbrados. Pero los envidiosos, sacarán sus garras. Los mediocres, sus frustraciones. Y los críticos de arte, su megalomanía.

 

DE MONTREAL, CANADÁ, CHLOE WISE

 

 

Presentar a Chloe Wise para los lectores gastronómicos de habla hispana, es un privilegio que no esperaba tener. Su obra y sus conceptos vertidos en entrevistas, me van a ahorrar muchas palabras.

He decidido dividir la edición de esta nota, dado que nuestra página está dirigida a foodies entusiastas, enófilos aventureros y viajeros gastronómicos, en dos partes.

La primera destinada a mostrar su obra, la segunda, su pensamiento. Cosa que puedan decidir, hasta donde llegan en el viaje que les propongo. Y si al final quieren saber más.  Solo tienen que hacer click, sobre el enlace de arriba.

 

 

Solo voy a decir que esta canadiense, nacida en Montreal, el 6 de diciembre de 1990, desde mi humilde opinión, está llamada a ser una de las artistas más importantes de nuestro tiempo. ¿Saben por qué?

Por qué le importan las cosas importantes. Los amigos, la cocina, los problemas de la gente, la risa, la creación artística, la sensualidad de la Vida. El Arte no es su vida. Su Vida es puro Arte.

 

 

Por eso a  menos de 4 años de licenciarse en arte en la Universidad de Concordia, en Canadá, muy lejos de los focos del circuito del arte contemporáneo, estaba exponiendo en forma individual en la Galería de Almine Rech, en París, Francia.

Quién, y usted no tiene por qué saberlo, estimado lector, además de tener galerías en París, Bruselas, Londres, Nueva York y Shanghái, ser miembro de la Ordre des Arts et des Lettres de Francia y tener un curriculum del tamaño de la guía telefónica, está casada con Bernard Ruiz-Picasso. El nieto de Pablo con quien co-presiden varias instituciones.

 

SUS BREAD BAGS

 

Conde de sándwich, Pintura al óleo, uretano, herrajes, cuero 2015

Panqueques No. 5, Pintura al óleo, uretano, cuero, herrajes 2015

 

PBJLV, Pintura al óleo, uretano, herrajes 2015

 

Baguette de Louis Vuitton, Pintura al óleo, uretano, hardware encontrado, teléfono Nokia 2013

 

Panecillo No.5, Pintura al óleo, uretano, semillas de sésamo y herrajes encontrados 2014

 

TAMPONES IRREGULARES

 

 

 

 

 

SUS PINTURAS

 

Libertad de gluten, 2017, Óleo sobre lienzo 182,9 x 152,4 cm  72 x 60 pulgadas

 

Te quedarás ciega buscándolo, 2017, Óleo sobre lienzo 182,9 x 152,4 cm 72 x 60 pulgadas

 

Louis Vuitton Crocs, un cordero tierno, 2017,  Óleo sobre lienzo 182,9 x 152,4 cm 72 x 60 pulgadas

 

Oh, dulce tierra espontánea, en realidad ya no estoy obsesionado contigo, 2016,  Óleo sobre lienzo

 

SUS ESCULTURAS

 

Montículo de mantequilla con maíz, 2021. Bloque de vidrio, cera, pintura al óleo sobre uretano, acabado policrílico 104,1 x 47 x 47 cm 41 x 18 1/2 x 18 1/2 pulgadas.

 

El veganismo es una práctica muy bisexual, 2019. Uretano sobre zócalo de espejo 90 x 41 x 41 cm

 

Inceste de Citron (detalle), 2017. Pintura al óleo, uretano, platería antigua sobre piel de vaca 109,5 x 30,5 x 30,5 cm 43 1/8 x 12 x 12 pulgadas.

 

No llorarás, pero trae pañuelos. Pintura al óleo, uretano, cerámica, madera 2016.

 

Monogamia. Pintura al óleo, uretano, perforaciones, mondadientes, cadena, copas de Martini.

 

Monogamia (detalle). Pintura al óleo, uretano, perforaciones, mondadientes, cadena, copas de Martini.

 

LITERALLY ME

 

 

 

 

INSTALACIONES

 

 

 

 

 

TRES VIDEOS

 

 

 

 

 

PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES

 

A LOS 25 AÑOS

 

 

Mathias Rosenzweig, de la sección letras de Vogue la entrevistó en 2016, cuando Chloe tenía 25 años. Y comentó lo siguiente: “El trabajo de la artista canadiense de 25 años abarca la escultura, la pintura al óleo, el video y el arte digital, y a menudo explora las percepciones del consumismo, el exceso y la vanidad de la sociedad moderna. Ella relaciona la forma femenina y su representación a menudo sexualizada dentro de la historia del arte con el consumo de alimentos, que tiende a publicitarse de una manera sensual que Wise etiqueta acertadamente como totalmente cómica”.

Vogue se reunió con Wise solo unos días antes de su nueva apertura para hablar sobre su carrera y cómo el arte puede mediar en el empeoramiento de los dilemas sociales.

¿En qué se diferencia esta nueva exposición individual de otras anteriores?

 

 

Esta muestra en particular es mucho más complicada, en términos de materiales. Por lo general, tengo esculturas que están terminadas, las envío a la galería y las cuelgan. Pero en este escenario particular, el espacio es de 7,000 pies cuadrados.

 

 

Es enorme Hice la primera sala de la galería en una especie de laberinto. Entonces es como una cantina italiana, como una bodega donde tienes salchichas y quesos colgando. Pero todas estas extrañas estructuras de madera tienen enredaderas, ganchos y agujeros; es una extraña especie de escenario de gabinete de curiosidades.

 

 

Habrá granadas colgando, y luego en una repisa habrá una ensalada caprese y estas botellitas de pociones de amor que compré en esta extraña tienda, platos antiguos llenos de rancho falso y pepinos sumergidos en él, y luego montones de pasta falsa secándose.

 

 

Tienes que caminar a través de este espacio y se convierte en una experiencia muy ornamentada en la que no sabes lo que vas a ver, y mientras caminas, hay todos estos componentes diferentes.

 

 

Tu trabajo explora la relación entre la forma femenina y la comida. ¿Puede decirnos algo?

“Creo que las comparaciones entre el cuerpo femenino y los alimentos tienen muchos niveles. En el nivel de la historia del arte, el desnudo femenino es un tema muy, muy común en el que se ve a una mujer reclinada, posando elegantemente, a veces sin el conocimiento del espectador o la mirada masculina.

 

 

A veces, la hembra puede estar mirando hacia otro lado. Ves pinturas de mujeres de la misma manera en que ves pinturas de bodegones con tazones de frutas o pinturas de reliquias familiares o de joyas.

Son todo tipo de representaciones de cosas que denotan el lujo o la riqueza o la abundancia. Pero lo que estaba diciendo sobre los cuerpos de las mujeres, la comida y la fruta es que existe el conocimiento inherente de que esa cosa se marchitará o morirá.

Es la idea de que todo es mutable y que eventualmente todo decaerá. Entonces tienes una mujer que es joven y hermosa y se muestra de una manera sexy, o de una manera atractiva, y se sabe que solo serán jóvenes por este momento.

 

 

Y lo mismo puede decirse de los tazones de comida o de una hermosa y abundante cosecha. Esa comida se va a pudrir o la vamos a comer, y luego habrá más.

Tenemos esta necesidad perpetua. Y eso todavía suena cierto hoy. Pero creo que, sin que lo sepamos, en mucha publicidad se ve comida expresada o publicitada de una manera muy sexual, porque está capitalizando los deseos del espectador.

Así que es como sudar pizza con queso, o publicidades de Olive Garden donde están girando el tenedor y la grasa está ahí, y está en cámara lenta, y erótica, y juega con nuestros deseos carnales.

Nuestros deseos son realmente comida, sexo, dinero y poder. Así que la comida y el sexo realmente se pueden tratar visualmente de manera similar, y cuando hablamos de postres en un menú, será como, “pecaminoso, decadente, “sudando pastel de chocolate en  capas húmedas”

 

¿Muestra los objetos de cierta manera que ayude a enfatizar esto?

Lo pegajoso o el brillo realmente denotan deseo. En cualquier anuncio de moda, las mujeres se verán realmente brillantes y aceitosas, lo que realmente refleja la juventud. Un poco sudorosas y sexys. Así que existe la idea de que las cosas brillantes son sexys.

Realmente activa nuestro ojo de consumidor para ver el deseo. Especialmente cuando los objetos se sensualizan en la publicidad, como cualquier objeto mundano con un modelo que implica la buena vida.

 

 

Y la buena vida puede ser alguien con mucho dinero, o alguien con autos de lujo o mucha destreza sexual. Entonces este objeto es visto con este poder místico del deseo.

En pocas palabras, juego con eso con la forma en que represento a las mujeres para que sean brillantes, pegajosas y aceitosas, y se las vea junto a la comida en la manta. Es como, ¿cuál es el objeto y cuál el sujeto?

 

 

No sé cómo vas a evitar la cultura del consumo. Ya no estamos tomando nuestras decisiones. Realmente estamos tan esclavizados por las fuentes y la autoridad de la publicidad; ni siquiera sabemos que estamos siendo manipulados. Dicho esto, realmente hay un hermoso lenguaje visual que surge de eso.

Acceder a la psique del deseo humano mediante el uso de anuncios es un arte en sí mismo. Es muy complejo y psicológico. Aprecio el lenguaje visual que se genera a partir de eso. Así que no critico eso. Obviamente tenemos que estar despiertos, y tenemos que pensar en lo que estamos consumiendo, lo que dicen los medios, pensar en cómo se presentan las cosas, pensar en cómo las marcas te hacen pensar que su objeto o producto es más deseable que su competidor.

Todo ese lenguaje es realmente algo de lo que estamos constantemente rodeados, y es muy importante pensar críticamente. Sin embargo, es imposible evitarlo, así que creo que es importante ser consciente de ello y satirizarlo. Creo que la sátira y la comedia son las mejores formas de negociar las relaciones que tenemos.

 

Dentro del consumismo, hay tendencias fugaces que van y vienen repetidamente. ¿Es esto algo que exploras también?

Todas mis bolsas de pan y todas las cosas que tienen logos son una especie de banalidad detrás de las tendencias, donde hay una especie de nada arbitraria detrás de ellas. Son los pronosticadores de tendencias los que se reúnen y deciden qué va a estar de moda. Gotea hacia abajo y luego vuelve a subir.

Existe todo este sistema, y ​​todo el sistema es muy morboso. Está destinado a morir. La moda es algo muy consciente de su propia mortalidad, lo cual es realmente interesante porque el arte no lo es. Art cree que va a durar para siempre. La gente dice: “Esta pieza es eterna; esta pieza es sobre la humanidad; esta pieza va a vivir para siempre”.

Noticia de última hora: no lo es. También hay tendencias en el arte. La moda es súper consciente de sí misma y sarcástica en el sentido de: “¡Voy a estar a la moda durante seis meses! Y luego te desharás de mí y seré vergonzoso. Pero luego voy a volver como retro”.

Todas las formas de la moda acechan constantemente el presente, por lo que todavía queda su  fantasma flotando y esperando salir de la irrelevancia y volver a ser retro. Así que nunca hay un momento en el que algo sea realmente genial.

 

A LOS 31 AÑOS

 

 

Hace menos de dos meses la periodista Stephanie Mercier Voyer, le realizó una entrevista para Elle Canadá, titulada Para la artista Chloe Wise, todo es natural que presenta sus últimas reflexiones. De allí extraje este extracto.

 

¿Cómo ha afectado la pandemia a su trabajo?

“Me dieron el regalo del tiempo y el silencio, en el que pude trabajar tantas horas como quisiera, sin que me molestaran las cosas que normalmente me distraían.

Fue muy difícil emocionalmente estar sola y pintar mientras interiorizaba todas las crisis y estadísticas dolorosas sin las distracciones habituales que proporciona una vida social.

 

Parece que tu carrera realmente despegó después de que te mudaste a Nueva York. ¿Por qué crees que es?

 

Cuando me mudé a Nueva York, las galerías canadienses de repente se interesaron en exhibir mi trabajo, a pesar de que había estado haciendo el mismo trabajo cuando estaba en Canadá.

Nueva York te empuja mucho porque todos son de otro lugar y todos tienen la mente abierta a lo que otros están creando, porque Estados Unidos, como dice Jean Baudrillard, es una cultura completamente amnésica, donde nadie tiene un fondo y las personas pueden aparecer y existir. Hay una libertad creativa total en eso.

 

Su trabajo a menudo presenta a amigos cercanos. ¿Qué esperas capturar cuando pintas a alguien que conoces?

 

“Su mirada, su parecido. Eventualmente me gustaría alejarme de estar tan atado a capturar la semejanza de un sujeto, pero cuando es un amigo, realmente quiero hacerle justicia.

A menudo, trabajo con amigos para determinar cómo quieren ser retratados. Nunca querría pintar a alguien que me importa de una manera que se sintiera como si no los ‘viera'”.

 

Tus pinturas también presentan mucha comida y pareces cocinar mucho. ¿Por qué la comida es un tema tan central en tu arte?

La comida es un tema central en la vida, nena.

 

Tu arte y tu presencia en las redes sociales son muy divertidos y satíricos. ¿Qué papel juega la comedia en tu práctica y en tu obra?

¡Al igual que la comida, la comedia juega un papel muy importante en la vida! Quiero decir, la risa, ¿qué es eso? Es incontrolable, como bostezar. Ambas acciones humanas son evolutivamente necesarias y tienen un propósito: unirnos y disipar la tensión, la violencia y la abyección.

 

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

A corto plazo, una focaccia de sésamo con masa madre que sale esta tarde o mañana por la mañana, dependiendo del tiempo de fermentación.

 

 

SU COMPROMISO ÉTICO

 

 

En 2021 participó de la subasta subasta benéfica de Artsy, titulada Sexology 101, para apoyar a la Fundación Tom of Finland , una organización sin fines de lucro que sirve para proteger, preservar y promover el arte erótico y artistas de la comunidad LGBTQIA+ .

La fundación fue fundada por el legendario artista Tom de Finlandia y su socio Durk Dehner en 1984 para ofrecer un espacio seguro para el arte erótico y en respuesta a la discriminación de la época contra, el trabajo que mostraba sexo o generaba una respuesta sexual.

Hoy, la fundación espera continuar educando al público sobre el arte erótico y actitudes más inclusivas sobre la sexualidad, en parte con Sexology 101.

Esto le valió la publicación de una nota en la prestigiosa revista I-D,  A Global Platform for Emerging Talent, titulada: Compra este arte sexy para apoyar a los artistas eróticos y a la comunidad queer.

 “Queer” es una palabra que describe una identidad de género y sexual diferente a la heterosexual y cisgénero. Las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero pueden quizá identificarse con la palabra “queer”.

 

 

Queer a veces se usa para expresar que la sexualidad y el género pueden ser complicadas, cambiar con el tiempo y no encajar del todo en una identidad u otra, por ejemplo: ser hombre o mujer, o ser gay o hetero.

Por su historia, la palabra “queer” puede tener un sentido negativo. Antes, “queer” se usaba (y a veces todavía) para despreciar y faltarle al respeto a las personas LGBTQIA+. Sin embargo, cada vez hay más y más personas que la usan con orgulloso para identificarse a sí mismas. Por eso, estimado lector, antes de llamar “queer” a alguien debe estar seguro que la persona se sienta bien al respecto.

 

ESPERO ESTIMADOS LECTORES FOODIES Y ENÓFILOS QUE HAYAN DISFRUTADO DE ESTA NOTA SOBRE ARTE, COCINA Y SENSUALIDAD.

 

Emilio R. Moya

 

Fuentes: citadas y enlazadas en la nota
Oscar Tarrío

Director Periodístico Chefs 4 Estaciones en Chefs 4 Estaciones / Ex Editorial Diario La Capital

NODO norte

Un suplemento del Diario La Capital

@nodonorteok
NODO norte
Tienda Objetos Deco Deli Catas Eventos